Carne Vacuna

La carne argentina es un producto identificado en el mundo como sano y natural, libre de hormonas, proveniente de animales criados y engordados a pasto, condiciones que potenciaron su presencia en mercados de alto valor adquisitivo.

A esa materia prima de gran calidad, la industria exportadora local le suma una infraestructura y capacidad de procesamiento acordes con las exigencias internacionales, la aplicación de sistemas de HACCP (Análisis de Riesgo y Control de Puntos Críticos), Normas ISO y protocolos de calidad que comprenden desde la producción hasta la industrialización.

Tras el cierre de mercados producido en marzo de 2001 tras la detección de focos de aftosa, Argentina realizó acciones enérgicas para reposicionar sus carnes. Entre ellas, la creación del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina, la implementación del Sistema de Identificación del Ganado desde su origen, y un monitoreo epidemiológico más eficiente que permitió obtener el status sanitario de “País libre de aftosa con vacunación”, y mantener el status de “País libre de aftosa sin vacunación” desde el paralelo 42° hacia el sur, y extender esa condición a la zona denominada Patagonia Norte B.

Se suman a esto las medidas tomadas hace casi 20 años con respecto a la Encefalopatía Espongiforme Bovina (BSE), -enfermedad que jamás afectó al ganado argentino- y que han permitido que el país esté reconocido internacionalmente como libre de ese mal.

Más de ochenta mercados abiertos para las carnes frescas y procesadas, entre ellas la Unión Europea, Chile, Israel y Rusia, premian los esfuerzos efectuados por un sector de tanta trascendencia en la historia y cultura productiva del país.

Aunque los argentinos tienen uno de los consumos anuales de carne vacuna más alto del mundo -67 Kg.-, su producción puede satisfacer el mercado interno y asegurar la presencia en los principales mercados mundiales.

La excelente genética de los rodeos nacionales, la alimentación natural y el nivel alcanzado por la industria procesadora hacen que el producto tenga las mayores posibilidades para satisfacer a todos los consumidores que requieren carnes bovinas confiables y de gran calidad.