Dulces y Mermeladas

Dulces y mermeladas son confituras elaboradas por cocción de frutas u hortalizas (enteras, en trozos, pulpa tamizada, jugo de pulpa normal o concentrada). El producto terminado tiene consistencia untable y se presenta como una mezcla íntima de componentes de frutas enteras o en trozos.

Argentina cuenta con condiciones óptimas para producir dulces y mermeladas. Ventajas competitivas como calidad ambiental, localización a contra estación del hemisferio Norte, calidad de agua y tipo de clima hacen que las confituras argentinas se encuentren disponibles en los 5 continentes.

La producción abarca una amplia nómina que va desde los duraznos, damascos, naranjas, higos, ciruelas y frutillas hasta gran variedad de frutas finas tales como arándanos, frambuesas, moras, así como exclusividades como la rosa mosqueta y el cayote.

La producción local de estas confituras comprende dos grandes grupos:

  • Dulces y Mermeladas industriales, producidas en gran escala y de modo uniforme. Debido a la cercanía de la zona de cultivo de las frutas, los establecimientos están ubicados en la provincia de Mendoza.
  • Dulces y Mermeladas regionales, con escala de producción generalmente pequeña y centrada en las frutas típicas de cada región.

Parte de la producción de Dulces y Mermeladas industriales otorga lugar a los productos bajos en calorías, tendencia que es demandada cada vez por más consumidores en Argentina y el mundo.

Nuestro país participa con el 1% de las ventas mundiales de dulces y mermeladas. Las exportaciones de confituras representan un promedio de 30 mil toneladas anuales que se dirigen a 67 países. Los principales destinos son: Brasil, Rusia y Estados Unidos.

Argentina también ha desarrollado un segmento de mercado premium de confituras: las Frutas Untables, alimentos con mayor valor agregado que contienen un porcentaje más elevado de fruta y se combinan con mosto concentrado y rectificado de uva, en lugar de azúcar de caña. A su vez, la fruta se presenta cortada y fileteada, de modo que posibilita disfrutar con mayor intensidad la textura de las materias primas. Góndolas europeas y americanas ya comercializan esta delicatessen.