Golosinas

La denominación “golosinas o confecciones de azúcar” corresponde a los populares caramelos (masticables, duros, rellenos o sin relleno), chupetines, chicles, pastillas, confites y grageas, turrones y bombones sin cacao.

Argentina posee diversas empresas dedicadas a la producción de esta clase de golosinas.

En Argentina el consumo anual per capita es de 1.6 Kg.
Los países con mayor consumo son: Suecia, Finlandia o Dinamarca que llegan a los 10 Kg. per capita al año, y España donde alcanza 3 Kg. anuales.

El 85% de las golosinas es comercializado por kioscos y mini mercados, el 10% por los comercios tradicionales y un 5% por los supermercados y autoservicios.

Se estima que en la última década el comercio mundial de estas confituras, totalizó en promedio 2 millones de toneladas/año. Estados Unidos, Alemania, el Reino Unido y Francia, representan históricamente el 50% de la demanda mundial.

Alemania, Bélgica, Canadá, México y Estados Unidos exportan el 49% de la demanda mundial, en tanto que desde principios de la década de 1990 Argentina oscila entre las posiciones 18º y 21º, cubriendo el 2% del las exportaciones mundiales de confecciones azucaradas, con un promedio de ventas de 60 mil toneladas anuales en la última década.

El principal destino de estas ventas externas es Estados Unidos, seguido por Chile, Paraguay y Uruguay, Angola, Brasil entre otros.

Las inversiones realizadas por la industria en modernización y ampliación de plantas otorgaron al sector un perfil altamente competitivo, y han ampliado el potencial exportador en base a productos de reconocida calidad.