Helados

Los helados son definidos en el artículo 1074 del Código Alimentario Argentino como “los productos obtenidos por mezclado congelado de mezclas líquidas constituidas, fundamentalmente, por leche, derivados lácteos, agua y otros ingredientes consignados…”.

Según estimaciones privadas, la producción argentina de helados, en promedio, es de 200.000 toneladas, y el consumo per capita ronda los 4 Kg. anuales.

De acuerdo al procedimiento empleado para elaborarlos, los helados pueden ser:

  • Artesanales se elaboran con leche, crema de leche, dulce de leche, chocolate, frutas secas y frescas entre otras materias primas naturales, y se prescinde de aditivos o conservantes, porque el producto se fabricaban casi a diario. Por lo común estos helados se venden en los mismos lugares donde se elaboran, y se expenden en vasos y potes de variado tamaño, desde los 150 grs. hasta 1 Kg.
  • Los helados industriales se producen con leche en polvo, saborizantes, concentrados industriales, esencias y colorantes. Los establecimientos emplean procesos de elaboración automatizados que les permiten manejar grandes volúmenes de producto. La comercialización depende de los mercados que aborda la empresa fabricante, entre los que se destacan:

El Mercado “impulsivo”. Comprende los kioscos, estaciones de servicio, casas de comida y salas de espectáculos públicos, entre otros.

El Mercado Hogareño. Con la demanda concentrada en helados envasados en baldes y potes de diversos tamaños, y en los postres (bombones, tortas para cortar en porciones, etc). Se comercializan en supermercados, autoservicios y almacenes.

Las ventas al exterior alcanzan en promedio 1500 toneladas anuales. Argentina provee helados a 17 países, aunque solo nueve de ellos tienen un peso relativo superior al 1% sobre el volumen total exportado, y los cuatro primeros concentran más del 80% de las colocaciones. El principal destino es Brasil, seguido por Paraguay, Chile y Puerto Rico.

En lo referente a las presentaciones más habituales para el comercio internacional, la estadística disponible permite clasificarlas en dos grandes grupos: en 2007 el 90% de las ventas se efectuó en envases de contenido neto inferior a 2 kilolitros y el 10% restante en envases de peso superior.