Jugo Concentrado de Limón

El jugo concentrado de limón argentino posee atributos excepcionales de calidad tales como color, sabor, proporción de pulpa y relación sólidos solubles/acidez, que le otorgan ventajas en el mercado internacional.

El producto -obtenido por concentración del jugo de distintas variedades de limón- puede ser “turbio con pulpa” o “clarificado”, con diferentes grados de acidez. El principal destino es la elaboración de bebidas gaseosas, seguido por bebidas para diluir a base de jugo, polvos con sabores frutales, jugos puros y aguas saborizadas.

Entre las características que lo diferencian de los jugos producidos por otros países, se cuentan el menor contenido de ácido isocítrico y la mayor concentración de vitamina C.

Las industrias procesadoras que están localizadas mayormente en la provincia de Tucumán

La industria juguera emplea aproximadamente 17 Kg de limón para obtener 1 Kg de jugo concentrado, ubicándose el grueso de la producción entre mayo y octubre. Paralelamente a la obtención de jugo concentrado, también se elabora aceite esencial, cáscara deshidratada y pulpa congelada. Es elevado el nivel de integración vertical de las industrias, sumado a cooperativas y plantas de empaque que avanzan en la cadena industrializando su producción.

Nuestro país es el principal productor mundial de jugo concentrado de limón, seguido por EE.UU. Procesa casi el 45% del limón mundial y el 90% del volumen que se industrializa en el Hemisferio Sur.

El producto se comercializa en tambores de plástico o de chapa de 307 Kg., o en bins de madera (los más utilizados) con una capacidad de 1535 Kg. netos, en ambos casos con bolsa de polietileno que contiene el jugo.

Para el transporte se utilizan vapores Reefer a una temperatura de 0ºC en el caso del jugo clarificado, y a -20º C cuando se trata de jugo con pulpa.