La industria de las Bebidas Espirituosas en la Argentina

La destilación es el proceso tradicional de separación física del alcohol del resto de los componentes presentes por aplicación de calor en todo líquido obtenido por fermentación de un producto vegetal de origen agrícola.

El proceso de destilación es una actividad milenaria, arraigado profundamente en nuestra cultura mediterránea. Hunde sus raíces en la civilización egipcia. La primera referencia registrada se debe a Abul Kasim, un médico árabe del siglo X.

De hecho, las propias palabras “alcohol” –el producto- y “alambique” o “alquitara” –el instrumento de destilación- son palabras de evidente origen árabe.

Al principio, sólo se destilaba el vino pero poco después, empezaron a usarse otros productos fermentados y/o materias primas de origen agrícola, con una finalidad, en aquellos tiempos, eminentemente terapéutica. Los primeros licores, de origen generalmente monacal, se desarrollaron en plena Edad Media.

Tal proceso de destilación no sólo concentra el alcohol, sino que elimina una gran cantidad de impurezas de sabor desagradable.

Luego, durante el envejecimiento, que por lo general tiene lugar en barriles de madera quemada, las impurezas que son sobre todo una mezcla de alcoholes superiores, se oxidan parcialmente a ácidos, que reaccionan con los alcoholes remanentes formando ésteres de sabor agradable.

La industria de las bebidas espirituosas es una actividad con más de cien años de experiencia en la producción de todo tipo de bebidas con alcohol abarcando las que son de baja graduación hasta las de alta graduación.

La reconocida calidad de la producción agrícola de la Argentina permite a nuestra industria, la utilización de las excelentes materias primas derivadas de los mejores cereales de la Pampa húmeda con una calidad inmejorable en la producción de los mejores alcoholes de cereales, materia prima fundamental para la elaboración de un grupo muy importante de los productos de esta industria.

Otro aspecto a destacar de las bebidas espirituosas, es poder contar con las plantas industriales necesarias para la destilación de los alcoholes en condiciones de competir a nivel mundial, siendo además, sometidas a los más estrictos controles de calidad nacional e internacional.

Asimismo, la excelente calidad de la producción de la caña de azúcar que se realiza en las provincias del norte de la Argentina, las cuales cuentan con las condiciones geográficas necesarias para ese cultivo de clima subtropical, le permite a nuestra industria disponer de otra materia prima fundamental y de excelente calidad, como es el alcohol de melaza para la elaboración de una extensa nómina de productos.

Sumado a lo anterior, nuestra industria se caracteriza por mantener en sus normas de elaboración las exigencias propias de los países pioneros en lo que hace a la producción de bebidas espirituosas, respetando la nobleza de las materias primas utilizadas, como también, los procedimientos y las tecnologías de avanzada en el mundo.

A continuación, destallamos los productos que elabora la industria de bebidas espirituosas en la Argentina :

– AMARGOS, BITTER Y FERNET
– APERITIVOS, VERMOUTHS Y V. QUINADOS
– BEBIDAS ESPIRITUOSAS SECAS
– BRANDY
– CAÑAS
– COÑAC
– GIN
– GINEBRA
– GRAPPA
– LICORES DULCES
– LICORES SECOS
– RON
– TEQUILA
– VODKA
– WHISKY
– BEBIDA ANALCOHOLICA / BAJA GRADUACIÓN (0,5° a 9,9°)