Leche en polvo

Se define como leche en polvo, deshidratada o desecada, al producto obtenido por deshidratación de la leche apta para la alimentación, mediante procesos tecnológicamente adecuados. En función del contenido de materia grasa se clasifican en: entera (>= 26% peso en peso), parcialmente descremada (12 a 17% p/p) y descremada (< 2% p/p).

El país cuenta con unas 30 plantas elaboradoras, en su mayoría localizadas en la región pampeana, donde se hallan las cuencas lecheras más importantes.

Argentina destina a elaborar leches en polvo –incluidas las leches maternizadas- el 18% de la producción primaria de leche. La elaboración ha superado las 208 mil toneladas, y el consumo doméstico llega a 1,8 kg./ habitante/año.

La creciente inserción del país en el comercio internacional –es el 2º exportador mundial de leche entera en polvo– señala su alto grado de competitividad en la producción de aquellas commodities donde, como en este caso, el costo de la leche cruda juega un rol preeminente en la estructura de costos totales.

Pero además de tener bajos costos de producción, como resultado de fuertes inversiones la industria nacional de vanguardia ha logrado una calidad que sitúa el producto a la altura de los más exigentes estándares internacionales.

Alrededor de unas diez plantas operan hoy bajo certificaciones del tipo ISO o HACCP (sistemas de análisis de puntos críticos de control).

Nuestro país vende al exterior el 60% de su producción de leche en polvo, por volúmenes que superan las 125.000 toneladas. Más del 80% corresponde a leche entera, el 8% a leche descremada y el 11% a leches maternizadas. Se realizan operaciones con más de 70 países, aunque el 70% de los envíos se concentra en Argelia, Venezuela, Brasil, México y Cuba.

La mayoría de las exportaciones se realiza en bolsas multipliego de papel kraft de 25 Kg., aunque existen bolsas similares de 5 y 10 kg. y “big bags” (bolsones) de 500 a 1000 kg.

El resto se vende predominantemente fraccionado en estuches y cajas de cartón de entre 200 y 1000 gr. y, en mucho menor proporción, en latas de 400 a 800 gr.