Pastas Alimenticias

Las pastas alimenticias son productos farináceos derivados que los argentinos consumen ampliamente, sin distinción ni prevalencia de edades o sectores sociales La industria fideera es tradicional en el país y ha protagonizado un fuerte proceso de concentración. La producción presenta dos segmentos claramente diferenciados: el de los productos secos, que son fabricados por la industria, y la de pastas frescas, elaboradas por pequeños establecimientos tradicionales que tienen venta directa al público, y también por supermercados y autoservicios. Las secas superan a las frescas en una proporción que arroja un 74% vs. un 26%, sobre el total de pastas alimenticias producido. En buena medida la diferencia es marcada por el hecho de que las pastas secas pueden conservarse largo tiempo, y las frescas son para consumir en el día. Anualmente suele exportarse alrededor del 10% del total producido, lo que insume unas 420.000 toneladas de harina de trigo, que representan casi el 9% del consumo interno de harina de trigo, más el total de la producción anual de sémolas de trigo candeal (Triticum durum). La producción de trigo candeal, relacionada directamente con la de pastas alimenticias, está circunscripta al sudeste de la provincia de Buenos Aires. La industria fideera se aprovisiona de esta materia prima a través de contratos o mediante integraciones verticales que le permiten asegurarse las sémolas de trigo candeal para elaborar las pastas de mayor valor agregado. Dos empresas ubicadas en la provincia de Buenos Aires concentran la producción nacional de pastas secas. En cambio, las pastas frescas se elaboran en todo el territorio nacional, y el número de establecimientos guarda relación con la importancia de los centros urbanos a los que abastecen de manera directa. Los argentinos tienen un elevado consumo per capita de pastas alimenticias, estimado en 11,6 Kg. por habitante y por año, sin hacer distinción entre pastas frescas y secas. Se destacan por el volumen de sus compras Angola, Chile, Brasil, Estados Unidos y Sudáfrica. Más del 85% de los envíos están integrados por pastas secas, en envases menores a 1 Kg., y también se registran algunos envíos de pastas congeladas.