Porotos

porotos

La producción argentina de porotos secos está mayoritariamente constituida por los porotos Blanco –también llamado Alubia- y Negro. La proporción de cada uno sembrada anualmente depende del precio internacional, y deja un pequeño porcentaje para porotos tales como carioca, colorado, cranberry, manteca, y pallares, entre otros.

La zona tradicional de cultivo es el Noroeste argentino (NOA), principalmente el territorio de la provincia de Salta, seguida en importancia por Jujuy, Tucumán, Santiago del Estero y Catamarca.

Si bien Argentina aporta sólo el 2% de la producción mundial de poroto, es un exportador relevante, puesto que satisface el 9% de la demanda global, lo que la lleva a ocupar el cuarto lugar en el ranking del comercio internacional.

Pueden distinguirse en el s ector tres productos bien diferenciados por los mercados que los demandan:

  • Poroto Negro: dirigido a países en vías de desarrollo, principalmente latinoamericanos y africanos.
  • Poroto Alubia: de reconocida calidad y ventajosa cotización, tiene como destino más destacado a los países europeos.
  • Porotos especiales: de elevado valor, tales como Cranberrys, Colorados, Carioca, Adzuki, Navy Bean, y otros.

Argentina tiene uno de los consumos per capita más bajos del mundo: se halla en torno de 120 gramos por habitante y por año. De este volumen, el 50% corresponde a lentejas, el 22% a porotos, el 18% a arvejas y el 10% a garbanzos.

Los platos con legumbres secas tienen arraigo en las poblaciones del interior del país, dado que en Buenos Aires y su conurbano el consumo está menos difundido. El poroto más requerido domésticamente es el Alubia, mientras que los de color son importantes -especialmente el negro-, en las zonas limítrofes con Brasil.

Del volumen que anualmente queda para el mercado interno, una parte se comercializa fraccionada en bolsas de 0,5 a 1,0 Kg., y el resto es enlatado como poroto seco remojado, y una ínfima parte es destinado a la producción de harinas.

De hecho, los mayores consumidores del poroto argentino son los mercados extranjeros, donde el producto es reconocido por su calidad.