Vinos

En el territorio argentino los viñedos crecieron casi al mismo tiempo que la Conquista española: en la región de Cuyo, integrada por las provincias de Mendoza y San Juan, las primeras vides fueron plantadas por los primeros colonos en 1561.

Los suelos, el clima y el nivel de radiación solar constituyen, junto con el regadío artificial alimentado por los ríos que forman los deshielos de los Andes, la base productiva de una actividad que convirtió a la Argentina en 5º elaborador y 10º exportador mundial de vinos.

El consumo interno gira en torno de los 11 millones de hectolitros y la demanda externa representa entre el 16% y el 20% de la producción nacional. Se encuentran registradas más de 1300 bodegas y la superficie implantada con viñedos supera las 220.000 has.

Argentina exporta a más de 60 países, aunque los principales destinos en volumen son Rusia, -cuyas compras están integradas en un 90% por vino a granel-, y Estados Unidos, que adquiere un 56% a granel y un 44% en concepto de vino fraccionado.

El sector vitivinícola ha protagonizado un dinámico proceso de cambios expresado por la renovación de viñedos y la incorporación de equipos industriales de última generaciòn, lo que ha incrementado fuertemente su competitividad.

Los productos satisfacen los principales estándares de calidad enológica, y llevan a la máxima expresión las especificidades de cada varietal. Entre los hijos de las uvas tintas, el vino Malbec argentino es el más destacado mundialmente por su estructura, cuerpo y color, y tienen presencia las líneas bivarietales que se combinan con ella, como el Malbec-Cabernet Sauvignon, Malbec-Merlot, Malbec- Syrah, entre otras.

En la línea de los blancos, el Torrontés es una variedad emblemática del país que se desarrolla fuertemente en la zona norte cordillerana, principalmente en la provincia de Salta.

Los vinos dulces Torrontés tardíos vienen dinamizando el rubro y conquistando cada vez más aceptación en los mercados interno y externo.

Las perspectivas son excelentes para un sector que trabaja con alta tecnología, que innova y desarrolla en forma permanente, y cuyas bodegas elaboran productos que han cosechado premios y reconocimientos en las más importantes ferias y exposiciones vitivinícolas del mundo.