Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios.
"Somos una entidad gremial empresaria que nucléa Cámaras y Empresas de la Industria de la Alimentación y de Bebidas, representando a casi la totalidad de los sectores que la integran."

COPAL SE REUNIO CON FUNCIONARIOS DE JEFATURA DE GABINETE

La Coordinadora de las Industrias de los Productos Alimenticios (COPAL) se reunió el día de ayer con funcionarios de jefatura de Gabinete.

Participaron el subsecretario de Enlace Interministerial en la Jefatura de Gabinete y director general de Aduanas adjunto, Diego Dávila; el Subsecretario de Asuntos Institucionales, Matías García Oliver; el Asesor en Subsecretaría de Enlace Interministerial Alejandro Verger, Jefe de Gabinete, Subsecretaría de Asuntos Institucionales, Eduardo Boccardo, y la Directora Nacional de Coordinación Institucional, Subsecretaría de Asuntos Institucionales, María del Pilar Kusel.

El presidente de COPAL, Daniel Funes de Rioja destacó la necesidad de continuar impulsando la desburocratización a través de reformas fiscales y tributarias planteadas por el gobierno nacional, para fomentar la competitividad de la Industria de Alimentos y Bebidas (IAB), y de la economía en general.

“La Industria de Alimentos y Bebidas de la Argentina está a la altura del objetivo de transformar al país en el supermercado del mundo, y puede impulsar la inversión y el empleo en los diferentes rincones del país. Para esto, resulta necesario implementar las reformas de segunda generación, que mejoren la competitividad”, dijo Funes de Rioja.

Sin perjuicio de recordar la alta presión tributaria nación-provincia-municipio, COPAL recalcó el impacto del costo de los diversos niveles de burocracia existentes. La IAB está sujeta a una alta presión tributaria global, que puede llegar al 36,9% sobre la facturación; cuando se computan todas las cadenas comerciales de los productos elaborados, hasta llegar al consumidor. En concreto, se mencionaron ejemplos de las altas cargas administrativas y del impuesto a los Ingresos Brutos, entre otros.

Por otro lado, existe una alta complejidad operativa, con cambios normativos frecuentes, superposiciones y diferentes regímenes según la ciudad, lo que genera altos costos operativos y financieros. En este sentido, COPAL propone continuar el camino de la simplificación tributaria, y de la armonización y automatización de los diferentes procesos.

Respecto del Sistema Control de Alimentos, COPAL indicó la necesidad de trabajar en fortalecer la articulación público-privada a nivel nacional, provincial y municipal para evitar la superposición de normas y competencias de los diferentes organismos y evitar ineficiencias, retrasos en trámites, e incremento de costos que afectan a todo el proceso productivo. Además, además destacó la necesidad de actualizar los marcos regulatorios para que puedan estar a la par de la innovación y del desarrollo tecnológico.

Por último, se mencionó la dificultad de aplicación de la Resolución 256/2000 que regula la importación para grandes proyectos de inversión, con el fin de alentar las inversiones y aumentar la competitividad de los productos industrializados.

 

12 de julio de 2017