Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios.
"Somos una entidad gremial empresaria que nucléa Cámaras y Empresas de la Industria de la Alimentación y de Bebidas, representando a casi la totalidad de los sectores que la integran."

La industria de alimentos está comprometida con la salud de la población

Argentina – 28/12/2016 – El Cronista

DANIEL FUNES DE RIOJA Presidente de la COPAL

Desde la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), consideramos fundamental impulsar un estilo de vida activo y saludable en la población. Asimismo, compartimos la preocupación que existe por los índices de obesidad y las enfermedades crónicas relacionadas.

Al respecto, es menester aclarar que se trata de un problema de origen multifactorial, que proviene de aspectos sociales, económicos y ambientales, como así también de la educación.
La industria de alimentos y bebidas debe de jugar un papel fundamental en la búsqueda de la solución a este desafío, pero el éxito dependerá del trabajo articulado entre los sectores público y privado, entre los gobiernos, la sociedad civil, las empresas y todas las partes involucradas, bajo un compromiso real para resolver este problema global.

En ese sentido, la industria de alimentos y bebidas cuenta ya con un recorrido de trabajo junto al sector público en el que se han logrado acuerdos con resultados realmente exitosos.
En este mismo camino y reafirmando el compromiso con la salud de la población, se ha firmado recientemente un convenio marco con los Ministerios de Agroindustria y Salud para promover la alimentación y los hábitos de vida equilibrados.

Este último acuerdo contó con la activa participación no solo de los Ministros Jorge Lemus (Salud) y Ricardo Buryaile (Agroindustria) sino también de los titulares de ambas carteras así como del coordinador del Programa Nacional de Alimentación Saludable y Prevención de la Obesidad, Alberto Cormillot, entre otras autoridades.
A partir de este acuerdo se institucionaliza el diálogo para un trabajo permanente para algo fundamental como es impulsar en la población un estilo de vida activo y saludable. El trabajo contempla diferentes ejes entre los que se encuentran la composición de los alimentos y bebidas, el rotulado, la publicidad, el marketing y los entornos escolares.

En este sentido, creemos relevante la adecuada educación a la comunidad, en especial a los niños a través de escuelas y la capacitación de los consumidores para ayudar a mejorar sus hábitos y a que tomen decisiones sobre su dieta en base a una alimentación equilibrada y a un estilo de vida activo.

Es importante destacar que las iniciativas que ya se concretaron se llevaron adelante en un marco voluntario y gradual, en el que se consensuó para después regular. De esta forma, se generaron regulaciones que fueron viables de aplicar y de sostener en el tiempo, con resultados verdaderamente positivos.

Con la firma de este convenio, se abre un nuevo espacio de diálogo público que propicia el acuerdo para realizar las transformaciones productivas y culturales que son necesarias para tratar el tema de la obesidad.
Creemos que se trata de un marco inigualable para que todas las partes involucradas trabajen para lograr que cada vez más habitantes logren una alimentación y estilos de vida equilibrados.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 60% de la población argentina mayor de 18 años padece de sobrepeso u obesidad, posicionándose como el tercer país en la región con este alto índice.
Teniendo en cuenta la magnitud del desafío, este convenio define por primera vez una política pública para luchar contra la obesidad con la industria alimenticia como parte de la solución y jugando un rol primordial.
La proactividad del sector de la industria de alimentos es fundamental para conseguir un impacto positivo en las conductas alimenticias, así como también lo es la del Gobierno para impulsar una calidad de vida sustentable.

Por tanto, este acuerdo expresa la voluntad de los dos sectores para trabajar en forma conjunta en la implementación de acciones que contribuyen en los esfuerzos por disminuir los índices de obesidad y sobrepeso en la Argentina, tales como la reformulación de los alimentos y bebidas, la publicidad, el marketing, el rotulado y la promoción de una adecuada alimentación en las escuelas.