Las empresas de alimentos aseguran que los impuestos son el 40% del precio

Argentina – 02/02/2017 – Clarin.com

Así se lo plantearon esta tarde al ministro de Hacienda. Pero el funcionario les dijo que su prioridad no es bajar impuestos sino reducir el déficit fiscal.

La Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) reclamó esta tarde al ministro Nicolas Dujovne una reducción de la carga tributaria que, según afirmaron, dificulta la competitividad de la industria alimentaria argentina. El titular de la entidad, Daniel Funes de Rioja, solicitó un alivio en la carga tributaria que recae sobre el sector y que alcanza el 40,6%, seis puntos por encima del promedio industrial. Desde la cámara empresaria pidieron una corrección en Ingresos Brutos, que según explicaron, distorsiona el precio de los productos.

“Le manifestamos la preocupación por Ingresos Brutos, que tiene un efecto cascada sobre los productos”, explicó a Clarín Funes de Rioja tras la reunión que comenzó a las 16 hs y duró una hora. “Por ejemplo, para el caso de una galletita, Ingresos brutos no tiene una carga del 1,8% como marca la aíicuota, el peso de ese impuesto llega al 10%del costo total, porque se aplica sobre cada ingrediente”, sostiene. Además, Funes de Rioja dijo a Dujovne que en el sector de alimentos la presión impositiva llega al 40, 6% entre tributos nacionales, provinciales y tasas municipales. Para bebidas, ese porcentaje se eleva al 48%. “Mientras que el promedio para la industria es del 34%”, dijo el empresario. “Con este nivel de presión fiscal no se puede ser competitivo”.

“Dujovne nos confirmó que habrá un reforma integral pero que no será tratada este año en el congreso, porque tiene que ser negociado con las provincias”, sostuvo el titular de la COPAL. El titular del Palacio de Hacienda sostuvo que la prioridad en su primer año de gestión no es bajar impuestos si no corregir el déficit fiscal, según dijo Funes de Rioja.

También la COPAL manifestó la necesidad de ampliarlos Convenios de Corresponsabilidad Gremial a todos los sectores. Estos acuerdos, suscriptos entre gremios y empresarios de la actividad rural, buscan el acceso a la cobertura de los diferentes subsistemas de la seguridad social para el trabajador y su familia. El empleador reemplaza el pago mensual de aportes y contribuciones destinados al sistema de la seguridad social por un pago diferido, que se realiza en el momento más adecuado del proceso productivo, a través de un agente de retención definido por las partes en el convenio.

Finalmente la entidad empresaria pidió simplificar los tramites administrativos. “Una empresa de chacinados que transporta de provincia a capital necesita once habilitaciones o tramites; empresas grandes o medianas presenta 670 declaraciones juradas en el año, una Pyme de Bs As de chacinados paga un impuesto cada dos días. Todo esto genera costos y perdida de tiempo”, se quejó Fines de Rioja. “Quedamos en trabajar en conjunto para solucionar este tema”, concluyó